El poder del capital erótico
Blog

El poder del capital erótico

El 21 de Diciembre se cumplieron 30 años de la película Armas de mujer.

A pesar de tener 30 años, tanto el mensaje, el entorno y los personajes están de verdadera actualidad. Tess McNeill es una secretaria de dirección muy atractiva, con inquietudes y ambición. Se niega a pasar el resto de sus días trabajando como secretaria sabiendo que tiene aptitudes y capadidad para dar un paso más, y utiliza un activo importantísimo que cada vez mas tendrá relevancia en nuestros días “El capital erótico”.

Tess cree en si misma: es constante, estudia, lee, está atenta, tiene seguridad en si misma y mucha determinación para conseguir su objetivo. Salir de su zona de confort.

Tess no se encasilla: Su aspecto físico, su excesiva belleza e incluso su manera de vestir, la encasillan a priori como secretaria para el resto de sus días. Tess consigue con mucha habilidad sacar partido de su capacidad de fascinar a los demás, gracias a su “capital erótico”, es consciente de su atractivo, adapta su imagen y belleza al entorno al que quiere acceder.

Tess adapta su imagen a lo que quiere transmitir.

Tess convierte su desventaja en ventaja. Psicología positiva.

Aquí es donde entra uno de los activos de Tess: ” el capital erótico”, su capacidad de fascinar a los demás para llevar a cabo su estrategia.

Un dato curioso: el actor mejor pagado de la película fue Harrison Ford, a pesar no salir hasta el minuto 35, ¡incluso en este aspecto estamos igual que hace 30 años!.

¿Qué es el capital erótico?

Según la socióloga y economista de la London School of Economics; Catherine Hakim, autora del libro Erotic Capital. Define el capital erótico como un «activo personal», es aquella capacidad de algunas personas de fascinar a otras,  y es el cuarto activo personal junto con:

  • el capital económico : lo que tenemos.
  • el capital cultural: lo que sabemos.
  • el capital social: eres quien conoces

«en el futuro el “capital erótico” será tan importante para el éxito en la vida como la educación y la experiencia laboral».

Catherim Hakim. London School of Economics

Un buenísimo ejemplo es el ex presidente Barack Obama, no cabe duda de que es una persona inteligente, culta, elegante, educada pero probablemente ser guapo y atlético también le ha ayudado a conseguir ser el primer presidente de raza negra de U.S. Además su mujer Michelle Obama también los cumple todos. Actualmente con su reciente lanzamiento del libro Becoming Michelle ha conseguido situarse como la mujer más admiradad de Estados Unidos, por delante de la Hillary Clinton, la cual presumió de serlo durante 17 años.

Michelle siempre ha potenciado su atractivo, nunca ha escondido su cuerpo, ha sabido combinar elegancia, feminidad y profesionalidad en cada uno de sus actos. Michelle es y ha sido auténtica, coherente con sus valores, ha sabido estar en un segundo plano y esperar su momento, ahora es el momento Michelle, y su libro es realmente revelador, Becoming Michelle ¡debería ser de lectura obligada para todas las mujeres!

El matrimonio Obama ha sabido potenciar muy bien su “capital erótico”

En el otro extremo tenemos a la actual primera dama de Estados Unidos; Melania Trump, su belleza es evidente, pero no tiene nada más que eso….belleza, no tiene “capital erótico” porqué carece capital cultural y de autenticidad, toda ella es una “marioneta” de su todo poderoso marido, y encima se dedica a copiar los discursos de Michelle…sin comentarios. Melania solamente tiene atractivo sexual, dos conceptos muy distintos que no se deben confundir.

Melania ha sido pillada 2 veces copiando un discurso de Michelle.

¿Todos tenemos capital erótico?

El capital erótico como ya hemos dicho, no es puramente la belleza, la simetría, es más bien “el atractivo” de la persona, su charme, su estilo, su cultura, su elegancia, sus habilidades de presentación.

El efecto Halo, nuestra predilección por la belleza viene de lejos, es algo biológico, según Etcoff profesora de psicología de Harvard “Nuestra extrema sensibilidad a la belleza está gobernada por circuitos en el cerebro modelados por la selección natural”, según Etcoff, la piel tersa, el pelo brillante y la simetría nos atrae porqué son símbolos de salud. No es más que un tema de supervivencia, los más guapos eran más fértiles.

Nancy Etcoff. Harvard Business School

Desde hace casi 10 años desarrollo mi carrera profesional en la industria de la belleza; cosmética y medicina estética, así que con conocimiento de causa me atrevo a definir mi fórmula de la belleza:

  • 33% genética
  • 33% hábitos
  • 33% tratamientos cosméticos-estéticos

Está claro que si genéticamente has nacido agraciad@ pues ya tienes mucho ganado, pero sin unos buenos hábitos alímentícios, deporte y los adecuados tratamientos cosméticos-estéticos envejeceras peor…

Lagarde, Madonna y Abril. Todas ellas mujeres según Hakin con un alto capital erótico.

Vamos que está científicamente demostrado que:

  • los guapos ganan más
  • tienen más éxito
  • mayor capacidad de atraer parejas exitosas
  • consiguen fascinar y atraer la atención de los demás. 

Después de esto casi que merece la pena que empecemos a potenciar nuestro “capital erótico” ¿no?

Mis 3 consejos para potenciar nuestro “capital erótico”:

1.- Cuida tu imagen

¡La primera impresión cuenta y mucho!

Cuidar tu imagen por dentro:

  • ejercicio físico, además de mantener tu cuerpo en forma mantendrás los niveles de serotonina a tope y eso te hace sentir bien, ganar seguridad y comerte el mundo por las mañanas.
  • alimentación saludable, si un día te pasas compensa con ejercicio o con dieta al día siguiente.
  • tiempo para ti…es necesario tomarse un respiro, dormir tus 8 horitas y desconectar de vez en cuando.

Cuidar tu imagen por fuera:

¡No seas tacañ@!

El charme, la elegancia, las maneras…son una variable que influye mucho en “el capital erótico”, vuelvo a utilizar el ejemplo de Tess en “Armas de mujer”, es consciente que para que la tomen en serio debe adaptar su imagen, así que se viste con trajes de cortes impecables y elegantes. No hace falta que vayas de mil y un botones, pero si elegante, en consonancia con el entorno y tu posición. Hoy en día y gracias al Sr Amancio Ortega no hace falta gastarse una fortuna para ir elegante a trabajar, ¡es cuestión de querer!

Tess es consciente de la importancia de su imagen.

2.- Sé auténtico

Decía Coco Channel ” la belleza comienza con la decisión de ser un@ mism@”

Lo más importante es estar cómodo, no finjas ser una persona que no eres, seguro que tienes un montón de puntos fuertes, sé tu mismo, si eres alt@ pues genial, no hace falta que pidas perdón…si eres simpático pues aprovechalo, si eres cercano pues olé, mejor para ti…¡pero sobre todo no te “difraces”!

Por ejemplo, me da mucha rabia ver como muchas mujeres directivas se han “masculinizado” para sobrevivir en el entorno, no lo juzgo, pero se visten y comportan como hombres, con un estilo tosco y duro. Ser femenina no está para nada reñido con ser una buena profesional, es más, va a favor del “capital erótico”, siempre y cuando tu código de vestimenta sea de trabajo. y lo mismo con nuestro estilo de liderazgo, es más conciliador, pero también sabemos dar un golpe en la mesa cuando es necesario, ¡sino no estaríamos aquí!.

Vestido o traje, tú eliges
mis favoritos Hugo Boss

3.- La medicina estética y cosmética.

En este caso menos es más.

La medicina estética puede ser una herramienta muy útil para ganar seguridad, para sentirnos mejor, para tener buena cara después de jornadas maratonianas de trabajo, para pontenciar nuestra belleza natural o incluso para corregir defectos que pueden disminuir nuestra autoestima.

El tabú de la medicina estética: muchas mujeres tienen verdadero pánico a la medicina estética, quieren y no se atreven, han visto como amigas, o inlcuso famosas han destrozado sus caras con tratamientos excesivos e inadecuados. Pero también las hay (la mayoría) que han conseguido envejecer de manera positiva, con tratamientos indicados para su edad, su perfil, su tipo de piel, tratamientos que potencien nuestra belleza natural sin modificar nuestra fisionomía, o incluso que potencien nuestra belleza natural.

Julia Roberts ha conseguido mantener e incluso potenciar su belleza con pequeños retoques estéticos.

En conclusión: los guapos ganan más, tienen más éxito mayor capacidad de atraer parejas exitosas y sobre todo de conseguir fascinar a los demás. Vamos que se llevan el gato al agua en la vida personal y en los negocios con mayor facilidad. Empieza ya a trabajar tu “capital erótico”. 

Uno de mis personajes favoritos: Coco Channel, no era nada guapa pero sí atractiva, lista, culta elegante.

¡Coco tenía mucho “Capital erótico”! 🙂

Déjanos tus comentarios

¿Te ha gustado el post?

¿Conocías el concepto “capital erótico”?

¿Qué temas te interesan?